jump to navigation

LA PAZ SE VIVE EN SANTA CRUZ julio 4, 2008

Posted by Revista Vamos in Cultura.
Tags:
trackback

Miles de paceños y sus tradiciones forman parte del tejido urbano de Santa Cruz desde hace mucho tiempo. Por eso, en este mes de su 199 Aniversario volcamos la mirada hacia sus actividades en tierra camba

Escrito por Paola Iporre

Fotografías de Andrés Unterladstaetter

Nos cruzan por la calle a todo momento y los encontramos en cualquier lugar. Sin duda, forman parte del tejido urbano de Santa Cruz: la doñita de la venta, el empresario con el que hablamos ayer, el taxista que nos llevó al trabajo, algún colega, el vecino del frente o la mamá de tu amigo (aunque tu amigo sea el presidente de su comparsa y no se pierda el clásico futbolero por nada), tienen algo en común: son paceños que llegaron a Santa Cruz hace tiempo y se quedaron sin vuelta atrás. Aquí viven hace muchos años, no han perdido su identidad ni sus costumbres pero tampoco han sido indiferentes a los hábitos de esta tierra generosa, como ellos la califican.

“Los paceños han venido a Santa Cruz porque al igual que otros paisanos del interior (Cochabamba, Oruro, Potosí, etc.), vieron que aquí había las condiciones para mejorar su situación”, comenta al respecto Lucio Áñez, presidente de la Sociedad de Estudios Geográficos e Históricos de Santa Cruz. “Con su trabajo, han aportado mucho en sectores como el agro, el turismo, la hotelería, el comercio, el transporte, la cultura, la banca, el entretenimiento y el consumo en general. Por ejemplo, entre el 20 y el 30% de la producción de soya ha venido del aporte de los paceños. Así mismo, han formado parte de los directorios de instituciones como la Cámara de Industria y Comercio (Cainco) o la Cámara de Exportadores y ocupan cargos en instituciones públicas como la Prefectura”, explica, destacando con ello el compromiso de los paceños con Santa Cruz y la acogida que se les ha dado en el Departamento.

A opinión de este general retirado, los paceños se sienten a gusto aquí, porque Santa Cruz ha creado un ambiente favorable para la convivencia.

En este mes en el que se conmemora la Gesta Libertaria del 16 de Julio de 1809 (cuando Pedro Domingo Murillo lanzó en La Paz el primer grito en contra del régimen monárquico español), y en el que los paceños de todo el país elevan al máximo su civismo, resulta interesante mirar cómo esos sentimientos, expresados fuera del terruño, conviven y se relacionan con lo cruceño. Debemos aclarar que sus costumbres no sólo se manifiestan en esta fecha específicamente, sino a lo largo y ancho del calendario: el martes de ch’alla en Carnaval (¡la fiesta grande de los cruceños!) o la preparación de las tantawawas para el Día de Difuntos, así como la Feria de las Alasitas, son claros ejemplos de cómo las tradiciones de occidente se expresan sin disimulos en el oriente.

Pero si existe una muestra realmente palpable de cómo el ‘ser paceño’ se ha instalado en Santa Cruz con todos sus colores y sabores, ésta se resume en los festejos de julio. Actividades organizadas por el Centro de Residentes Paceños (Cerepa) y la Asociación de Conjuntos Folclóricos Virgen del Carmen, como el desfile de teas, la gran entrada folclórica y la verbena popular, que se desarrolla en la calle La Paz, en pleno centro de la ciudad, marcan los pasos de todo un despliegue cultural que se apropia de los espacios cruceños, además de otros actos como el partido del clásico Bolívar y The Strongest, que según Daniel Rivera, presidente del Cerepa, se tiene planeado llevar adelante este año.

Folclore, sabor y tradición

Son 48 las fraternidades que conforman la Asociación de Conjuntos Folclóricos Virgen del Carmen (unos 5.000 bailarines) que cada año, desde hace 15, se vuelcan hacia la doble vía a La Guardia para engalanar con coreografías coloridas la ya tradicional Gran Entrada Folclórica, que este año se realizará el sábado 19 de julio.

Si bien se trata de una fiesta que los paceños celebran recordando el 16 de Julio y por devoción a la Virgen del Carmen, desde hace varios años en ella participan también numerosos grupos folclóricos del resto del país, de manera que el evento reúne a hombres y mujeres que, enfundados en vistosos trajes, bailan al son de kullawadas, waka-wakas, morenadas y llameradas, entre muchos otros ritmos nacionales, formando un cuadro multicolor de pasos ágiles que contagian alegría. Por esta razón, desde el año pasado se nombró la fecha como el Día de la Integración Nacional. ¿Pero qué hacen los residentes paceños que no pertenecen a las fraternidades ni tienen trajes coloridos para lucir en las fiestas? Probablemente ni siquiera formen parte del público que observa el paso de los danzarines y sólo lo vean por televisión…Es que en Santa Cruz también viven los residentes que pertenecen a la ‘alta sociedad paceña’.

Marlene Ortubé de Moldes, presidenta del Centro Cultural de Damas Paceñas, nos comenta un poco al respecto: “Para el 16 de Julio normalmente se organiza un Té Rummy con todas las Damas Paceñas, y otros años también se preparó cenas o fiestas en algún club”, dice. Siendo el Té Rummy y algunos programas artístico-culturales (el más importante es el Concurso Intercolegial de Declamación Jorge Núñez del Prado), el tipo de actividades que este grupo de mujeres tiene como prioridad.

Pero más allá del folclore y los refinados festejos, existe una actividad que reúne a todos los residentes en un solo sentimiento de ‘paceñidad’: la Verbena Popular que se desarrolla en la calle La Paz congrega no sólo a los paceños de pura cepa sino también a los cruceños que gustan del buen sabor, porque si por algo se caracteriza esta fiesta es por mostrar la variedad de platillos típicos de la región andina. Anticuchos de corazón o sándwiches de chola, por ejemplo, inundan el lugar con sus olores, mientras que el Sucumbé, el Té con té o el Api se sirven uno tras otro a lo largo de toda la calle.

“¡Aquí me siento más paceña que nunca! Siempre voy a la verbena a comer y a ver a los bailarines, y siempre llevo algún amigo camba. Pero lo mejor son las bandas de música autóctona del altiplano, porque siempre hay cholitas bailando alrededor, todas llenas de joyas… son un espectáculo”, nos cuenta Alicia Zúñiga, una profesional que llegó a Santa Cruz hace ya diez años.

“Parece como si estuviéramos en nuestra propia casa”, comenta Daniel Rivera, presidente del Cerepa, al señalar que en Santa Cruz los paceños encontraron todo el cobijo que han necesitado. “Somos unos 200.000 residentes paceños aproximadamente (en base a los datos del Censo 2001), formamos una comunidad muy grande que quiere lo mejor para esta tierra, un ejemplo de ello es que la mayoría apoya el nuevo sistema de autonomías”, añade.

OPINIONES

Daniel Rivera,

Presidente del Centro de Residentes Paceños (Cerepa)

“Después de 40 años de residencia, cuatro hijos, diez nietos y un bisnieto, a mí nadie me la cuenta, yo he visto cómo ha crecido Santa Cruz. He apoyado los pedidos de descentralización con huelgas, he candidateado para ser asambleísta en la Constituyente y he peleado por los escaños para Santa Cruz”.

Marlene Ortubé,

Presidenta del Centro Cultural de Damas Paceñas

“Después de tanto tiempo aquí en Santa Cruz (23 años) no se deja de ser paceño pero tampoco se puede no querer a esta tierra que nos ha cobijado y dado tanto. Tierra de muchas oportunidades… acá hemos echado raíces, no sólo porque nuestros hijos han crecido aquí sino también porque hemos crecido como empresarios”.

Alicia Zúñiga,

Profesional

“Ser paceña en Santa Cruz es todo un orgullo, sobre todo cuando no se ha perdido la identidad. Lo mejor es que al conocer las realidades de los dos polos se logra una visión mucho más amplia de Bolivia y con eso te das cuenta de lo tonto de la intolerancia de ambos lados”.

Edgar Wayta,

Coreógrafo de la fraternidad Los Fanáticos

“Para la Entrada Folclórica nos preparamos desde enero, pero un mes antes intensificamos los ensayos. El costo de los trajes que se usan para esa fecha es bastante elevado, el año pasado por ejemplo sólo fletar uno salía más de $us 100, según la tela. Al día siguiente se usa la ropa de gala que tiene un precio similar”.

LAS GALAS DEL FESTEJO

Las fiestas julianas son, en síntesis, un gran evento, por ello unas dos semanas antes, los preparativos toman fuerza: el sector del mercado La Ramada conocido como ‘mercado paceño’ se viste por completo de polleras multicolores, sombreros, zapatos y todo tipo de indumentaria para participar del festejo.

“La moda cambia, este año las polleras de tres bastas (dobleces) son la novedad, hasta el año pasado traían más. Los colores también son importantes, el esmeralda, el verde y los azules brillantes se van a usar mucho ahora, pero también están llegando en blanco, marfil y lila”, comenta Alejandra Aliaga en su puesto de La Ramada, mientras muestra las telas que llegan desde La Paz para confeccionar los trajes aquí. “Se debe combinar la pollera con la manta (tejida en macramé) y la blusa, y los zapatos con el sombrero. Y las enaguas este año vienen más bordadas y con brillos”, nos comenta Hortensia Velásquez dos puestos más allá.

¿Y los precios? Varían, en el caso de las polleras, según el modelo y la tela, se encuentran entre Bs. 350 y 550. Los sombreros, que vienen en colores como el plomo, el café y el negro, cuestan entre Bs. 100 y 300, según la calidad del material. Así, tranquilamente, vestirse de gala para una de estas fiestas puede costarnos más de mil bolivianos, esto sin contar con los accesorios decorativos que se deben incorporar al ajuar: prendedores (Bs. 200) y aros (Bs. 85 el par) de formas y tamaños diversos son indispensables. “Normalmente prefieren estos que están hechos de dublé (aleación de cobre y bronce); de oro piden menos, porque son mucho más caros y como en esa fecha se toma bastante no quieren perder tanto”, cuenta don Pedro, que ofrece prendedores de hasta 10 cm. de alto.

Anuncios

Comentarios»

1. Carlos Gonzales - julio 9, 2008

Como paceño, puedo opinar que este artículo está muy bien hecho, con un buen contenido y organizado de la mejor manera. Creo que ahora es importante tratar de unir a los pueblos, mientras existen políticos que nos quieren desunir y este artículo es un ejemplo de la buena convivencia, y la toleración de culturas. Excelente!
Sin embargo, quería hacer un comentario de forma:
Si bien Lucio Añez dijo que estima que entre 20 y 30% de la producción de soya puede venir del aporte paceño, siendo economista puedo decir que es imposible hacer estimaciones de origen de producción a nivel regional, dado que existen muchas etapas de producción, desde la inversión, sembrío, cosecha, etc. Este comentario no me parece pertinente ni fundado, a pesar de que fue dicho por alguien, no debería ser considerado.

Por otra parte, solo un pensamiento suelto que tal vez no venga al momento, pero creo que es importante empezar a hacer una campaña en contra del racismo, regionalismo y todos los ismos que signifiquen mirar a los demas bolivianos como distintos. Deberíamos empezar a vernos como se miran los brasileros, todos iguales a pesar de su diferencia marcada de color, formas, texturas, etc. Deberíamos luchar porque todos demostremos que al ver la bandera rojo, amarillo y verde nos late fuerte el corazón por la región que representa, a pesar de que nacimos en cualquier pueblo y vivimos en cualquier otro.

2. jose carlos - abril 25, 2010

yo digo una cosa como hijo de una paceña a mi hubiese gustao nacer en la paz y no aca en santa cruz la paz es una ciudad bella y hermosa daniel rivera es un traidor diciendo esto de santa cruz Aquí no hay paros ni huelgas, todos trabajan” osea el dice puej con ejto que en la paz nadie trabaja todo el tiempo ej huelgas no dejate de joder pendejaso e mierd asi que el no es un paceño querendon de su tierra el no quiere a la paz rechaza a la paz asi que les digo fuera a los paceños traidores de santa cruz

3. jose carlos - abril 27, 2010

via a seguir jodiendo con ejto ese hijo e puta de daniel rivera ej un traidor de su ciudad natal yo soy cruceño carajoooooo hijo de un beniano cochalo y de una paceña y como dije yo hubiera querio nacer en la paz y no aca en esta mierd de ciudad que ej santa cruz viva la paz carajooooo y a que egrese de mi carrera que ya no falta mucho me voy pa laz a trabajar porque santa cruz aparte de la ignorancia de la gente y lo zorras que son sus mujeres nooo viva la paz carajoooo

4. jose carlos - mayo 21, 2010

daniel soj un traidor voj no merecej ser paceño en serio el disque nacio en la paz y se viene a santa cruz diciendo viva santa y todavia pelea por escaños para esta ciudad que ni es su ciudad de origen no en serio dejate de joder colla vendido basura mal parida yo igual vi como crecio santa y santa cruz no ej grande jajajaja ej una ciudad mediana asi que dejense de estupidezes viva la pa za carajoooooooooooooo


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: