jump to navigation

VELOCIDAD septiembre 4, 2008

Posted by Revista Vamos in Arte, Colaboraciones.
Tags:
trackback

El fin de los 90 y estamos en el auto de B y escuchamos a todo volumen Heroin y nos quedamos callados todo el rato que dura la canción, las cosas todavía no se han caído a pedazos. El último día del año y bebemos Ducal porque hay una promoción de cuatro latas por diez pesos. Somos demasiado jóvenes y miramos por la ventanilla estaciones de servicio y plazas desiertas y aunque no sabemos dónde estamos yendo -falta mucho para la fiesta-, intuimos que algo acaba. Es la hora mágica de los cineastas y Lou Reed se conecta con nosotros como nadie antes lo ha hecho, y repentinamente sentimos que Santa Cruz dejó atrás la tranquilidad de los carretones y de los atardeceres con palmera para convertirse en esta máquina paranoica. Sentimos, sin decírnoslo, que ese otro mundo -uno que nunca nos tocó vivir- se filtra como postales de una ciudad perdida en el ruido y en strippers y en salas de arte contemporáneo y en casinos y en locales de comida basura y en bares que abren toda la noche y en la bulla redentora de la Velvet y en el glamur de desfiles de moda. Es el último día del año y no queremos volver a casa, nos movemos en una ciudad que desaparece y jugamos a no frenar en los semáforos en rojo.

Maximiliano Barrientos

Escritor

Anuncios

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: