jump to navigation

¡VAMOS DE VIAJE! EN AÑO NUEVO diciembre 15, 2008

Posted by Revista Vamos in curiosidades, Lugares.
Tags:
trackback

Se vienen los festejos de Año Nuevo y con ellos las ganas de celebrar de una forma diferente. Y como conocer nuevos destinos siempre ha sido una de las mejores, algunos amigos nos cuentan en estas páginas las experiencias de sus brindis de medianoche en un horario diferente al nuestro.


El 31 de diciembre se espera con ansias en todas partes del mundo (o por lo menos donde rige el calendario gregoriano) para despedir el año que termina y dar la bienvenida al que llega. Los festejos y sus costumbres varían según el país, la cultura y el clima. Entonces agarrar las maletas y lanzarse a través de las fronteras para experimentar esas otras formas de celebrar, siempre ha sido un antojito que no debería pasarse por alto.

Así lo pensaron nuestros consultados, por eso cuando tuvieron la oportunidad se dieron el gusto de pasar del 31 de diciembre al 1 de enero en otras latitudes. Aquí nos cuentan lo que vivieron.

En el Ojo de Londres

Julio César Velasco es un cruceño que ha pasado las fiestas de fin de año al otro lado del ‘charco’, se fue a vivir a Londres hace dos años y allá ha despedido la Nochevieja como en pocos lugares se lo hace: el Año Nuevo en Londres es uno de los más famosos del mundo.

“La gente espera el nuevo año al frente del Parlamento, a la orilla del río Támesis y a los pies del ‘Ojo de Londres’, que es como una ruleta rusa gigante (135 metros de alto) que demora una hora en dar una vuelta completa”, cuenta este joven de 26 años que ya ha disfrutado dos espectáculos de primera en la capital inglesa.

El ‘Ojo de Londres’ fue construido para celebrar la llegada del nuevo milenio, tiene un mecanismo moderno de 32 cabinas para 25 personas que permite 40 kilómetros de vistas panorámicas; resulta un mirador increíble desde donde se aprecia muy bien el Parlamento, el Big Ben y el puente Westminster.

“Es un show increíble el que preparan para esta fecha: los fuegos artificiales iluminan todo desde las lanchas que desfilan en el río y desde todo lo alto del ‘Ojo de Londres’. A la medianoche todo mundo se abraza y felicita, y luego se van a boliches o fiestas en sus casas, aunque es más común que vayan a uno de los tantos pubs que hay por la ciudad (uno en cada cuadra), donde conversan y se toman unos tragos… ¡estos ingleses aburridos!”, relata Julio César, destacando que la seguridad en ese acto es muy estricta, al punto que está prohibido consumir cualquier tipo de bebida alcohólica.

A los pies de los Alpes Suizos

Suiza, en el corazón de Europa y con el título de país del primer mundo, puede resultar un destino muchas veces inalcanzable desde este rincón de Bolivia, pero las cruceñas que han llegado a admirar la magnitud de los Alpes desde muy cerca y a disfrutar de un Año Nuevo a una temperatura bajo cero, nos cuentan su experiencia en Zurich, el motor financiero y centro cultural de Suiza, y en Davos, donde los deportes de invierno son el atractivo principal.

“El año nuevo siempre comienza alrededor del lago Zurich (Zürisee), donde la gente se reúne para ver los fuegos artificiales que lanzan a las 12 desde los barcos que están en el agua. La espera es acompañada con música clásica y sinfonías que se escuchan desde todas partes porque colocan parlantes en los alrededores, y algunas orquestas tocan en vivo a la orilla del lago. Una vez llega la medianoche, se comparte champaña con todos los que están allí”, cuenta Cinthia Parada, una cruceña que vive allá ya hace cuatro años.

Karen Sandoval, que en sus últimas vacaciones esperó el 2008 allá, explica que la tradición es primero reunirse con la familia o los amigos a cenar en los restaurantes donde preparan menús especiales por la fecha para luego ir al lago. “Después, la gente se va a diferentes fiestas que organizan las discotecas, una de las más grandes es la de ‘Hallenstadion’, donde se presentan como 40 Dj’s para unas 30.000 personas. La moda allá es recorrer fiestas, vas de una a otra, no te quedas en un solo lugar como en Bolivia”, relata.

Karen también ha tenido la oportunidad de recibir un nuevo año en Davos, la pequeña ciudad donde las celebraciones de diciembre pintan de colores la nieve que baña las montañas. “Para Año Nuevo llega gente de muchos países para observar el espectáculo que presentan los mejores deportistas de ‘Snowboard’, que hacen saltos y giros por el aire a través de una pista inmensa de nieve. A la medianoche, una vez termina el espectáculo de esquí, empieza la fiesta con música, luces y fuegos artificiales, y la pista se convierte en una discoteca. Además, unos metros más allá se arma una carpa de dos pisos grandísima donde se lleva a cabo la fiesta principal con varios Dj’s. En los bares, restaurantes y hoteles también hay fiestas, a las que la gente va con ropa informal”, cuenta.

Flores al agua y besos en Camboriú

Río de Janeiro es uno de los más famosos destinos del mundo para esperar el Año Nuevo y celebrar a lo grande, el festejo en la capital carioca es muy conocido y visitado por turistas de todas partes del mundo. Sin embargo, otras ciudades brasileñas también muestran sus encantos en esta fecha y los bolivianos, ávidos por sumar experiencias, no se quedan atrás y se dejan seducir por las playas del país vecino, por ejemplo las de Camboriú.

Esta ciudad-balneario ubicada al sur de Brasil, en el estado de Santa Catarina, ha sido un destino bastante frecuente para recibir el 1 de enero. Facundo Lozada, propietario de la agencia de viajes Blue Sky y Tibisay Rojas de la agencia Free Way, han llevado a muchos cruceños hasta las cristalinas aguas de Camboriú para celebrar esta fecha y disfrutar de los atractivos del lugar, como los paseos y los deportes acuáticos.

“La fiesta allá es en plena playa. La tradición es vestir de blanco y desearse los mejores augurios entre la familia y los amigos, la gente es más sentimental”, nos comenta Tibisay, mientras que Facundo hace énfasis en los rituales más habituales que se realizan a la llegada de la medianoche, como el lanzar rosas al agua (“¡no sé porqué!”, dice), encender velas y repartir besos entre personas del sexo opuesto. “Entonces se ve a toda la gente besándose, y bienvenida la que venga”, señala.

Ambos promotores del turismo coinciden en que el momento cúspide de la noche recae en los fuegos artificiales. “Los lanzan desde una isla que está al frente de la playa”, explica Facundo.

¿Y después qué? Tibisay nos cuenta: “Después de la media hora de fuegos, que es el atractivo principal, los brasileños retornan a sus casas y los turistas, más que todo argentinos, paraguayos y uruguayos, van a las discotecas hasta las ocho de la mañana; las más importantes reúnen a miles de personas”.

Tres brindis en Arica

De seguro que no se compara a los famosos y mundialmente conocidos festejos de Año Nuevo en Santiago o Valparaíso, pero la fiesta que se arma en las playas de Arica (Chile) tiene su propio encanto, que atrae por igual a bolivianos y peruanos.

Ubicada en la primera región de Chile (al norte), la ciudad de Arica celebra el Año Nuevo a orillas del Pacífico y a los pies del histórico Morro, donde chilenos y peruanos se enfrentaron en 1880. La gente se reúne desde temprano con la familia y los amigos para acomodar sus mesas en las aceras que bordean las playas donde compartirán la cena y el brindis de medianoche, y cuando tocan las doce los fuegos artificiales empiezan a iluminar todo desde el agua.

“Lo interesante del Año Nuevo que pasé allá, fue que una hora después de la celebración con besos, abrazos y felicitaciones, tocó la medianoche en Bolivia, así que no faltó quién lance un ‘viva Bolivia’ a gritos y todos los bolivianos que nos encontrábamos en el lugar empezamos a responder el saludo y a reunirnos en un solo sector, para felicitarnos y brindar nuevamente, esta vez celebrando el Año Nuevo que nos correspondía. Luego, una hora más tarde, los peruanos copiaron nuestra hazaña y los pudimos ver celebrando juntos en otro rinconcito de esas playas, que en algún momento de la historia pertenecieron a su territorio”, relata Karla Justiniano, que celebró la llegada del 2007 con su esposo y un grupo de amigos.

Cuenta que luego la fiesta se vive en las discotecas de la ciudad, para terminar nuevamente en la playa, donde se ve el primer amanecer del año a orillas del mar.


FESTEJOS FAMOSOS

Sydney ¡es la primera!

Es la primera gran ciudad en recibir el Año Nuevo, y normalmente lo hace con un impactante show de fuegos artificiales en la costa, donde se reúne alrededor de un millón de personas para presenciar éste y otros actos festivos.

Nueva York a 10, 9, 8…

La cuenta regresiva marca la tradición desde hace cien años en Nueva York, con la celebración del Año Nuevo concentrada en torno a una gran bola de cristal y luces de colores que desciende sobre una multitud desde lo alto del edificio Times Square.

Río de Janeiro en blanco

Los cariocas se visten de blanco para esta tradicional fiesta que tiene como escenario principal las bellas playas de Copacabana, donde se disfruta de un despliegue pirotécnico de más de media hora y muchos rituales, como dar ofrendas a Yemanjá, la reina de las aguas, o darse el primer baño del año.

Tokio, la celebración más limpia

Nada de 12 campanadas, en los templos japoneses hasta 108 veces suenan las campanas por la llegada del nuevo año. La bienvenida se da de la manera más sagrada posible, ya que consideran el primer día del año como el más limpio. Una limpieza general echa la mala suerte.

Anuncios

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: