jump to navigation

ALJIBE CON SABOR A PUEBLO febrero 20, 2009

Posted by Revista Vamos in boliches, Cultura, Patrimonio.
Tags:
trackback

Los dueños no son arquitectos o historiadores, simplemente son dos personas que demostraron gran interés por preservar una de las pocas construcciones clásicas que aún permanecen en pie. ¿Quiere conocer la historia?


Entrar a ‘El Aljibe’ es transportarse a la Santa Cruz de antaño. Es detener por un momento la vorágine de la ciudad cosmopolita. Es convertir la hora de almuerzo (o cena) en una experiencia diferente.

Este restaurante que lleva menos de un mes de funcionamiento tiene un menú de comidas típicas completo y variado, pero lo que realmente llama la atención es el trabajo que Javier Libera y Jacob Zapata realizaron para materializar su sueño: restauraron una de las pocas construcciones clásicas que aún permanecen en pie, para convertirla en un restaurante donde se puede degustar el sabor de antaño.

La casa, ubicada en la calle Potosí esquina Ñuflo de Chávez, ya existía en el año 1906 y pertenecía a la familia Menacho Carrillo. Esta familia era conocida por el delicioso pan que preparaba la señora Bella Carrillo para vender en su pulpería y por su historia con el MNR en la Revolución del ’52. “Por falta de tiempo no hemos podido buscar más información al respecto” dice Libera, “pero sí sabemos que en esta zona había mucho movimiento” acota.

Con el pasar de los años la construcción cambió de dueño y se convirtió en un tambo* en el que vivían veinte personas en condiciones precarias. Los ahora considerados ambientes eran habitaciones divididas con venesta donde distintas familias numerosas convivían con perros, gatos y gallinas. La parte trasera del lugar era un basurero lleno de escombros y ratas. “Cuando alquilamos el lugar la gente seguía viviendo aquí porque no querían irse. Los dueños cortaron el agua y la luz para presionarlos, pero aún así se quedaron un mes más. Ellos estuvieron aquí en la primera parte de la remodelación, no incomodaban pero sí estorbaba ver la forma de vida de estas familias” admite Javier.

Al final estas personas cedieron y se retiraron, y así se pudo continuar con el trabajo de remodelación y limpieza de la casa, que duró cinco meses. “Trabajamos arduamente para realizar este sueño que tenemos desde hace tiempo” asegura Jacob Zapata.

La idea de realizar un proyecto con estas características nació hace un año con la visión de poner un restaurante en una tapera. Cuando buscaron la casa se encontraron maravillados con esta en particular y con el aljibe que tiene en el patio, que a pesar de estar tapado con botellas y latas de cerveza, aún sirve. Fue así que el proyecto tomó otra dirección: una más ambiciosa aún.

En septiembre del año pasado alquilaron la casa y empezaron a trabajar. Según explican los socios se trató de preservar todo lo posible, pero la casa estaba destruida. Los pisos de ladrillo estaban cubiertos de cemento y tapiz, el techo estaba forrado con plastoformo y toda la madera del lugar tenía al menos cinco capas de pintura. Para mejorar el ambiente y darle el toque típico que necesitaba, reemplazaron los pilares de cemento y ladrillos por unos de madera antigua, recuperados de una demolición de casas antiguas que se realizó en la calle Aroma (zona Los Pozos). Los socios aseguran que la inversión no ha sido poca, pero que muchas situaciones facilitaron su labor, una de ellas es haber encontrado la demolición anteriormente mencionada, porque si bien no fue beneficioso para el bolsillo sí contribuyó con la estética del lugar. “Ponerle madera aserrada no es lo mismo que poner una cortada a hachazos, ¿no?” reflexiona Javier.

Después de escuchar y presenciar todo el trabajo que tuvieron que realizar para abrir su restaurante, nace una pregunta bastante obvia: ¿no era más fácil, rápido y económico encontrar un lugar ya remodelado? “He vivido en otros lugares del país y el mundo y esas experiencias me han hecho valorar mi tierra. Trabajo también con festivales de música y teatro, por lo que he trabajado de cerca con las provincias y le tomás cariño e interés a la cultura. Además tampoco había un lugar como este, porque podés ir a comer comida típica a un lugar muy agradable como a la conocida Casa del Camba, pero un lugar que muestre también el aspecto cultural del Departamento no existía. ‘El Aljibe’ no estaba planificado así, se realizó por obra y gracia de Dios. Buscar un lugar listo hubiera sido más fácil y económico, pero nunca lo mismo” responde Javier.

El cariño y dedicación que los dueños y los quince trabajadores le han impreso al proyecto se nota y es retribuido. “Este lugar no podía estar mejor. Tengo recuerdos de mi niñez plasmados aquí y eso me da añoranza pero también alegría de saber que hay personas interesadas en la conservación de estos espacios. He venido cuatro veces y los felicito, les deseo éxito” dice Dolly Cuellar, una asidua comensal del lugar. Como ella, mucha gente queda boquiabierta y maravillada con todo el trabajo de restauración realizado. Es importante destacar que estuvo a cargo de Javier y Jacob, con la colaboración de la arquitecta Mary Betty Boland y de la diseñadora Lisset Paz Soldán, quienes ayudaron con las estructuras y distribución de mesas respectivamente.

‘El Aljibe’ cuenta con seis ambientes: en el primero, además de mesas, hay productos artesanales como camisas chiquitanas, collares ayoreos y anillos de chonta que están a la venta. Además venden comestibles como manjar blanco, mermeladas, tablillas, zucumbé y otros licores. Los otros ambientes tienen inspiración chiquitana y ayorea, y en ellos se pueden apreciar tallados, adornos y materiales de estas culturas.

Para Libera y Zapata el trabajo de recuperación no terminó en la construcción porque también han recuperado recetas de algunas comidas típicas. “Tratamos de mantener las recetas de antaño. Hemos investigado en revistas y recetas antiguas para encontrar platos como el Pipián (especie de pollo al jugo con maní) y el pastel de gallina, que son platos poco comunes” comenta Zapata, quien está encargado de la preparación de los platos fuertes, mientras que Libera está enfocado a la repostería. Según Jacob, el plato favorito de la gente es el majao de pato y el de charque, así como el ají de lengua. Las bebidas típicas y refrescos también son muy requeridos, especialmente cuando en Santa Cruz las temperaturas alcanzan los 40º.

De todas maneras, visitar El Aljibe es toda una experiencia. Como decía al principio es transportarse a algún pueblito y disfrutar de su culinaria y de la hospitalidad de su gente. “Nos complace ver que a la gente le gusta el lugar, que lo disfrutan y que aprecian el trabajo de restauración y recuperación de la casa” finaliza Javier.

Si quiere visitar El Aljibe puede hacerlo de lunes a domingo en el almuerzo y de lunes a sábado para la cena. En el almuerzo se preparan tres tipos de plato fuerte y una sopa, y para la cena tienen platos a la carta. ¿Masitas típicas? Por reserva y se destacan los cuñapés, arepas y masacos. “Abrimos cuatro días como salón de té, pero no ‘nos dio el cuero’ porque atendemos de 11:30 a 24:00.” cuenta Zapata. Si quiere reservar una mesa o necesita más información llame al 335-2277.

PROYECCIÓN

Libera comenta que tienen el proyecto de realizar noches de música típica cruceña en el lugar, por lo que invita a los diferentes artistas a comunicarse con él para poder crear estas veladas del recuerdo.

DIFERENTE

La cocina está a la vista de todos para que puedan asegurarse de la limpieza y calidad de los platos, y aún así no se perciben olores ni ruidos. Los propietarios han sabido aprovechar el espacio.

MENÚ

El menú cuenta con seis variedades de sopa, trece variedades de platos fuertes, cuatro tipos de postre, cuatro de masitas típicas, varios refrescos y bebidas según la temporada.

COMPARE

Si visita el lugar pida que le muestren las fotos del lugar antes de la remodelación. Se sorprenderá al comprobar el meticuloso trabajo que han realizado estos jóvenes con el fin de preservar esta casa antigua.

Anuncios

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: