jump to navigation

KARAOKES, ESOS CINCO MINUTOS DE FAMA junio 20, 2009

Posted by Revista Vamos in Reportajes, Uncategorized.
Tags: , , ,
trackback

Seamos sinceros, aunque nunca hayamos ni intentado cantar en la ducha, por lo menos una vez en la vida hemos caído en un karaoke, y así sea desde nuestra silla disfrutamos acompañar al intrépido del escenario con nuestra espectacular voz. ¿O no?

Texto: Paola Iporre
Fotografías: Andrés Unterladtaetter

Qué tienen los karaokes que no tienen los otros boliches? Imposible no preguntarnos esto cuando vemos karaokes repartidos por toda la ciudad, dentro del primer anillo, dando la vuelta a todo el segundo, por lugares estratégicos del tercero y multiplicados por mil más allá del cuarto, todos atestados de gente ávida por hacerse del micrófono.

Grandes, sofisticados y bajo la más especial atención, o pequeños, de barrio, que tienen nomás un par de mesas de plástico con manteles percudidos… no importa, la clase socioeconómica a la que apuntan es lo de menos, a los karaokes en Santa Cruz les va bien y nunca les falta clientela ¿Por qué?

Conversamos con algunos de los muchos propietarios de estos centros de diversión y con varios karaokeros de corazón, y a modo de conclusión podemos decir que no se trata tan solo de lo que el karaoke ofrece a sus clientes (aunque existen un sinnúmero de exigencias exquisitas), sino del alma de artista que creemos tener los cruceños y que nos gusta lucir en lo alto de un escenario.

“Al llegar a Santa Cruz hicimos un estudio de mercado y vimos que lo que más le gusta a la gente son los karaokes”, dice el cochabambino Fernando Pozo que junto a su familia administra el karaoke Fizz. Él cuenta que en su ciudad natal, así como en La Paz, este tipo de negocios no tiene mucha demanda y atribuye el éxito en Santa Cruz al espíritu jaranero y desinhibido de los cruceños. “En Santa Cruz tiene que haber karaokes, con pistas buenas y actualizadas, porque aquí la gente es muy alegre y quiere lo último”, señala.

“Aquí a la gente le gusta cantar. Para mí personalmente es muy emocionante cuando me sale bien una canción y dejo el micrófono airosa tras escuchar los aplausos, es como quien dice ‘mis minutos de fama’”, señala Maricel Vega, una asidua visitante de estos locales que no pierden vigencia con los años y que, por el contrario, cada vez suman más.

Como ejemplo tenemos al karaoke Viedma que lleva más de diez años pasando su micrófono de mano en mano, más específicamente desde 1996, cuando se iniciaba la época dorada de los karaokes en Santa Cruz y la cultura karaokera que hoy conocemos empezaba a tomar forma. “Nuestra competencia la conformaban los karaokes Seúl, Cocktail, New Tokio y Arirang”, recuerda Antonio Lu, propietario del karaoke Viedma y que además llevó adelante el concurrido Gold Time, cerrado no hace mucho después de cinco años de funcionamiento.

Para este experimentado del rubro lo más importante en este tipo de negocios es el sonido y mantenerse renovado. “Viedma tiene muy buen sonido y se ha decorado varias veces, aunque ya está pasado de moda todo eso de las luces…” reconoce, aclarando que todavía mantendrá abierto ese local un par de años más porque tiene una clientela fija.

Mientras tanto, ultima detalles de la apertura de su nueva discoteca-karaoke Space (Av. Suárez Arana y primer anillo), pensada para satisfacer las exigencias del público cruceño que no se contenta fácilmente. Lu cuenta que pasó un mes en su natal Beijing (China) visitando los karaokes más lujosos para tener una idea clara del concepto que se maneja actualmente. Y fue bajo esa influencia que él y sus socios decidieron abrir Space, un local espacioso que pretende cobijar tres tipos de público en sus diferentes ambientes: una discoteca para los jóvenes deseosos de bailar todo tipo de ritmos, un espacio VIP para su clientela exclusiva  y nueve salones privados de karaoke para quienes gustan del canto.

Sobre esto último, Antonio señala que con el tiempo Santa Cruz se acostumbrará a cantar en ‘Privados’ (salas exclusivas para grupos pequeños de personas) porque esa es la tendencia, y lo dice -además- con la experiencia ganada en Gold Time, donde muchos de sus clientes pasaban largos ratos esperando el turno de su canción favorita porque la lista de pedidos era extremadamente larga.

Al respecto, Fernando Pozo cuenta que cuando abrió Fizz, hace dos años y medio, lo hizo con seis salas privadas porque el estudio de mercado que realizó indicaba que sólo el karaoke Viedma ofertaba ese servicio. “Ahora tenemos once ambientes privados que funcionan con reserva”, señala, al tiempo de explicar que muchos karaokeros pierden la paciencia en la sala principal cuando les toca esperar por su turno. “El mayor problema que enfrentamos es que la noche no alcanza para que todos canten, porque el local está muy lleno”, se lamenta Fernando, pensando firmemente en abrir una sucursal.

Estos espacios privados últimamente tan solicitados, responden a la necesidad de muchas personas que aunque les gusta cantar a voz en cuello, no logran vencer la timidez ante un público desconocido. A diferencia de la discoteca principal (donde se atiende de miércoles a sábado, o desde el martes), éstos mayormente abren de lunes a domingo según las exigencias de los fieles karaokeros, tienen una capacidad para 10, 15, 20 o más personas y son utilizados para practicar la voz antes de lanzarse al estrellato, para dedicar temas entre novios o para celebrar fechas especiales.

Lo que pasa en el karaoke, se queda en el karaoke

Si existe un lugar donde el cliente es mimado al máximo –o por lo menos esa es la idea-, éste es un karaoke. Todo allí está pensado para satisfacer los gustos del karaokero empedernido, desde la actualización permanente de las pistas hasta el resguardo celoso de su privacidad. “Si nos piden una canción que no tenemos, la conseguimos al día siguiente. Y como política empresarial no permitimos el ingreso de cámaras ni periodistas, porque a la gente no le gusta que le metan el micrófono en la boca para contar cómo la está pasando. Además que muchas veces llegan personajes con cierta imagen pública que no quieren ser molestados”, dice el propietario de Fizz.

En el karaoke Temperatura, ubicado en la Av. Cristóbal de Mendoza, también se respeta esta norma según nos explicó el dueño del boliche, Alfredo Pinto. “A la gente no le gusta tener cámaras encima ni que se muestre con quiénes se están divirtiendo, por eso tenemos que cuidar su privacidad”, dice. Tanto así que VAMOS no logró completar la sesión de fotos programada en este local para ilustrar este tema.

“A los karaokes pues llegan algunos caballeros con sus amigas…. Así que historias y anécdotas para contar hay muchas, pero nosotros vemos y no miramos”, señala Olver Delboys, propietario del karaoke DelBoy’s como para excusar la verdadera razón por la que las cámaras están terminantemente prohibidas en estos centros de entretenimiento.

Desahogo del corazón

Amor, pasión, deseo, despecho, odio o desesperación, todos caben en un micrófono. Sino, preguntémosle a un fiel karaokero que tiene más de una canción favorita para dedicar. Y es que en estos lugares mandan los sentimientos, porque para cada uno existe un tema que describe perfectamente todo eso que queremos decir.

Cómo no querer gritarle al mundo, por ejemplo, que “Él me mintió, él me dijo que me amaba y no era verdad” (Amanda Miguel) o decirle a ese infeliz que “Si una vez dije que te amaba, que por ti la vida daba, no sé lo que pensé, estaba loca” (Selena), o hasta confesar que “huele a peligro estar contigo, existe un algo entre los dos, una manera de sentir que no es de amigos” (Miriam Hernández). Sin duda, las canciones ‘corta venas’ son las más pedidas y aunque en la lista de canciones solicitadas ganan las mujeres, los hombres igualmente exponen sus voces, y sentimientos, ante el crítico público cruceño. Entre ellos también dominan los temas románticos y, por qué no, las rancheras… “No tengo trono ni reina, ni nadie que me comprenda, pero sigo siendo el reeeeey” (Vicente Fernández).

Las canciones tradicionales de karaoke son hartas, y pueden sonar hasta 8 veces en una sola noche. “Mi canción tíiiiiipica cuando canto en karaoke es ‘No me queda mas’ de Selena”, cuenta Natalia Cabrera, quien dice haber tardado bastante tiempo en vencer la vergüenza de cantar en público a pesar de la buena voz que la acompaña. Mientras que Maricel Vega no puede ir a uno de estos boliches y no cantar ‘Te quedó grande la yegua’ de Alicia Villarreal.

Y así transcurren las noches en los karaokes cruceños, entre clásicos musicales, amigos artistas, traguitos que afinan la voz y uno que otro baile al son de ritmos tropicales a cargo de grupos que tocan al vivo.

CURIOSIDADES DESDE JAPON

Orígenes

Este entretenimiento increíblemente popular en Santa Cruz, nació hace más de 30 años en la localidad de Kobe, una de las tres mayores ciudades de Kansai (Japón). La primera máquina de karaoke se le atribuye al cantante japonés Daisuke Inoue, en 1970.

Usos

En Japón se empezó a utilizar durante reuniones caseras como una forma de distracción entre personas de negocios. Para los japoneses no hay nada mejor que dejarse caer en un bar con los colegas para quitarse el estrés tomando una bebida y disfrutando de canciones populares.

Significado

El vocablo karaoke está formada por dos palabras japonesas juntas: ‘Kara’, que viene del término ‘karappo’ y que significa vacío, y ‘oke’ que se ha reducido de ‘okesutura’ u orquesta. Por lo tanto la palabra karaoke hace referencia a una orquesta vacía.

En privado

Como en Japón la mayoría de las casas se construían de madera y los asiduos cantantes no podían cantar tranquilamente por la pobre insonorización, en 1984 se optó por evolucionar el negocio: se crearon los ‘karaoke box’, pequeños cuartos acústicamente aislados donde es posible cantar al volumen del corazón.

Anuncios

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: