jump to navigation

LA VIUDITA.- Complicidades marzo 8, 2010

Posted by Revista Vamos in Uncategorized.
Tags:
trackback

¡Esto es lo que necesitaba hace rato!… conversar con viuditas de verdad. Es de divertido encontrarse con mujeres que no le tienen miedo a su sensualidad, rebeldía, a la picardía de pensar y decir “lo hice y lo hago porque me da la gana”.

Ser ese tipo de mujer, es jugar con los hombres que queremos seducir. En algunos casos hasta los hacemos creer que nos la van a ‘charlar’, pero al final… ¡zoom! cayeron ante nuestros juegos. Somos capaces de hacerles pensar en nosotras todo el día o invadir sus pensamientos en todas sus vacaciones, y por último… que crean que caímos en el sentimentalismo, no nos importa porque sabemos que lo que conseguimos al final es que todo sea para nuestro beneficio (sexual, emocional, pasional, lo que fuere). No les pasa que simplemente nos divertimos siendo como somos… mujeres seguras de nuestra sensualidad.

Como por ejemplo cuando sólo nos interesa tenerlos como pareja sexual y después de una noche pasional muy interesante no queremos más que encontrarnos con nuestros amigos en el bar del centro, entonces somos cariñosas (porque no puede ser frío y sin chiste ese encuentro) y después … “Ay!, mis amigos me están esperando (usamos el masculino para que se desconcierte y no sepa si son de ambos sexos o puro hombres con los que nos encontraremos), llevame antes de que se me haga tarde”. Llegamos al boliche y para su sorpresa resulta que, contrariamente a  lo que él creía que haríamos (seguirlo como nena obsesiva que ya se enganchó en el amor), estuvimos más concentradas en liberar nuestro cuerpo con más baile (el primer tango lo bailamos con él). Al final, ser viudita puede ser sinónimo de mujer segura, sin prejuicios, sin miedo a decir y hacer las cosas como más cómodas estemos.

Agradezco por tener amigas así, con las que puedo compartir estas mañas y caprichos (casi negros y ocultos para algunos y algunas), que ponen al hombre como proveedor de placer. Y no es por menospreciar a este ser adorado, pero con algunos sí nos permitimos hacerlo, conste que se lo merecen, así que aguanten; y nosotras… vivamos, amémonos cada día como somos, con las bendiciones de ser mujer que se nos entregó. ¿Se dan cuenta que somos hasta inspiración para poesías, historias de cine, representantes de la belleza y sensibilidad humana?

Espero seguir encontrándome con mis amigas Viuditas, aquellas libres pájaros, que cuando encontramos un hombre que nos haga sentir contentas con estos juegos, y mejor si él mismo los disfruta (porque así sabrá satisfacernos), hasta podemos mantenerlo. Si por el contrario es un mamón, soberbio y se creyó más de lo que es, entonces jueguen y cambien el rumbo a su favor, que ése no nació para nuestra compasión, esa que la llore con su mamá.

Anuncios

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: