jump to navigation

LA VIUDITA.- TUMBANDO EGOS abril 6, 2010

Posted by Revista Vamos in Uncategorized.
trackback

¿No les pasa que en temporadas en las que hay varios peces en el mar, no sólo se conforman con uno quieren a muchos? Resulta queridos hombres, que nosotras cuando no tenemos ningún tipo de compromiso formal con ustedes, también gozamos de diversidad sexual. Me explico, NO SON LOS ÚNICOS DE LA LISTA.

Ahora yo les propongo no dárselas de únicos proveedores de placer, no se confíen pues si se encontraron con una Viudita tengan por seguro que será insaciable, exigirá calidad en el performance y buen tamaño, a menos que llegue el amor el cual está por encima de los requerimientos físicos, pero este artículo no está dirigido al amor. Así que aquí les dedico este juego llamado ‘Tumbando egos’.

Recuerdo hace unos años cuando una amiga que oscila entre los 22 y 32 años, comenzó a salir con un buen mozo 8 años mayor que ella  (“estándar” de pensamiento, pero había química sexual), se lo encontró en una discoteca (sin coordinar con él) y cuando la vio, recién decidió demostrar interés…claro la vio con un ex pasajero menor que ella y por ende mucho menor que él. A ella no le interesaba estar con ninguno, quería divertirse y logró más de lo que esperaba. De pronto entró en la discoteca este joven modelo, alto con look irresistible. Así que se propuso un juego: tumbarle el ego a los otros dos.

Inició la estrategia con miradas y paseos cerca del joven modelo. El siguiente paso, aprovechar que el “estándar” mayor que ella, la viera prestando atención a otro, entonces comenzó a competir por la atención de mi amiga. La otra parte de la estrategia era más sencilla, pues el menor andaba encantado con las cualidades sexuales de ella y se quedaría ahí ofreciendo copas de champagne, como si fuera el gancho perfecto para mantenerla cerca. No contó con que justo en el momento en el que traen la tercera copa, el modelo se acercó y delante del niño ex pasión libertina, le dice a mi amiga: ¿vamos a mi mesa?. Paso final del juego…ella se fue un momento para terminar el champagne y a los minutos se acercó al oído del modelo y salieron juntos de la discoteca y ella llegó al día siguiente a su casa.

Lo más hermoso de este juego fue que ambos ególatras caídos, no dejaron de llamarla por muchos días. Luego me contó que el joven modelo terminó siendo más grande que los otros dos y mucho menor que ella. Pero ahí quedó, ella sólo quería jugar una noche a tumbar egos masculinos y probar varios pescaditos que se morían por ser atrapados esa noche.

Anuncios

Comentarios»

1. Verushka - abril 25, 2010

que buena historia… saludos viudita :)

2. juana la cubana - abril 26, 2010

¿qué pasó con la viudita?
¿ahora escribe empastillada?
¿de cómo se volvió tan hueca, o tan poco compleja, o tan poco femenina, o -en resumen-: tan ‘tonta’?

Subestiman al género, y a las lectoras.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: